fbpx

Descubriendo el trabajo de la Fundación Santa María la Real

Descubriendo el trabajo de la Fundación Santa María la Real

Visita al taller de Ornamentos Arquitectónicos

A finales de este mes de agosto concluye el programa mixto de atención sociosanitaria a personas dependientes en instituciones sociales, financiado por la Junta de Castilla y León, que se imparte en nuestro centro de Aguilar de Campoo.

Durante seis meses, las nueve personas participantes (6 mujeres y 3 hombres) han podido formase y trabajar. Además, esta semana visitaban la Fundación y el monasterio de Santa María la Real para acercarse a la historia y el trabajo que la entidad lleva realizando durante más de cuatro décadas.

Desde el inicio del programa, las nueve personas participantes, disponen de un contrato de formación a jornada completa con cotización en la Seguridad Social y reciben un salario mensual correspondiente al 100% del importe del salario mínimo interprofesional.

Visita a la Fundación

“Ahora mismo son compañeros de trabajo, forman parte de la plantilla de la Fundación y, por eso, nos parecía interesante que conociesen otros aspectos del trabajo de la entidad, más allá de lo que hacemos a diario en Tercera Actividad”, comenta Alejandro Serrano, director de Tercera Actividad Aguilar.

Así, en la sede principal de la Fundación, han descubierto que la entidad lleva más de cuatro décadas trabajando para mejorar la sociedad, con iniciativas y proyectos basados en tres ejes: personas, patrimonio y paisaje. Su trabajo actual se estructura en cuatro grandes áreas de acción: Empleo e Inclusión Social; Tercera Actividad, de la que forman parte; Turismo, Cultura y Patrimonio y Paisaje y Sostenibilidad.

Tras su visita a la sede principal, donde no solo han conocido los proyectos de la institución, sino que también han visitado el taller artesanal de Ornamentos Arquitectónicos, el recorrido ha continuado por las salas del monasterio de Santa María la Real, que alberga el centro expositivo Rom. El lugar donde comenzó este sueño, hoy hecho realidad, gracias al trabajo diario de un equipo de profesionales, integrado por más de 220 personas.

Programa mixto

La participación en el programa mixto, terminará el 31 de agosto y, quizá, algunas de las personas que han realizado esta acción formativa, puedan quedarse en Tercera Actividad. Su formación a lo largo de estos meses ha sido intensa y muy completa. 900 horas de formación teórico – práctica. “El programa consta de cuatro módulos formativos: dos de carácter psicosocial y de organización, y dos de carácter higiénico-alimentario y sanitario”, recuerda Nuria Estalayo, coordinadora de la actividad, para concretar que gracias a ello los participantes aprenden “a tratar de la forma más adecuada a las personas dependientes, al margen de su edad o grado de dependencia”.

Por ejemplo, han aprendido a prestar apoyo a las personas mayores y/o dependientes en las distintas actividades de su vida diaria como movilizaciones, higiene o alimentación. También se han formado para poder comunicarse más fácilmente, escucharles, apoyarles, animarles o acompañarles y, cómo no, para ser capaces de detectar cualquier cambio significativo que precise de una mayor atención. “Lo que más valoran los participantes, sin duda, es la posibilidad de poner en práctica desde el primer día los conocimientos adquiridos y las muchas oportunidades profesionales que les ofrece este certificado”, comenta Estalayo.

Múltiples salidas profesionales

De hecho, el certificado que les acredita como profesionales de la atención sociosanitaria a personas dependientes en instituciones sociales les da acceso no solo a instituciones, ya sean residencias, centros de día u otras, sino también a desempeñar tareas de cuidado cualificado en el hogar. Un sector en el que existe una gran demanda de empleo, especialmente para gerocultores, capaces de ofrecer una atención personalizada, cercana y profesional. “La experiencia de anteriores ediciones del programa nos dice que buena parte de los participantes consiguen un empleo”, comenta Nuria Estalayo, quien recuerda que, sin ir más lejos, “más de un 75% de los participantes de la última edición del programa están trabajando en residencias o ayuda a domicilio. De hecho, tan solo en Tercera Actividad contamos con un 40% de trabajadoras formadas a través de este ciclo oficial”.