Nuestro equipo: Marta Prieto

Nuestro equipo: Marta Prieto

Licenciada en Periodismo, Marta ha desarrollado su labor profesional en el ámbito de lo social y nunca ha dejado de formase. Hoy por hoy, cuenta con un postgrado en Comunicación Social y un Máster en Dirección de Residencias y Centros Sociales. Además, está finalizando el programa formativo “Dirección y Gestión de Organizaciones no Gubernamentales (DGONG)“. Trabajó como responsable de Prensa de Médicos Sin Fronteras (MSF) y como responsable del Departamento de Comunicación en la Asociación Española de Fundaciones Tutelares (AEFT), además de colaborar con el Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH).

En 2016 llegó al área de Comunicación de la Fundación Santa María la Real. Su buen hacer, compromiso, perseverancia y responsabilidad, le hicieron dar el salto a la dirección de proyectos de desarrollo territorial y de ahí pasó a la dirección de Tercera Actividad León, cargo que ocupa actualmente.  ¿Cuál es exactamente su labor? La planificación, gestión y control de las acciones que se desarrollan en la residencia, mediante la coordinación de personas y equipos técnicos y materiales, siempre en conexión con el resto del Área de Atención Social y, otorgando una importancia clave a la comunicación.

La llegada de Marta al equipo, ha supuesto un antes y un después a este nivel. Ella fue quien impulsó con el apoyo del equipo la creación de la web de Tercera Actividad y quién ha apostado por incorporar aplicaciones como whatsapp, video llamadas o Famileo a la conexión con las familias. “Al poco de incorporarme al equipo de León, saltó la alarma sanitaria”, recuerda. Los primeros momentos fueron muy duros, pero supo mantener la calma y contó con el apoyo de todo el equipo para salir adelante.  “En esos momentos de aislamiento, era esencial mantener una comunicación fluida con los familiares”. Y esa fluidez y transparencia sirvieron para cohesionar aún más si cabe al equipo y a todas las personas que conforman  la familia de Tercera Actividad León.

¿Lo más gratificante de su labor? Ser parte del día a día de las personas residentes, ayudándoles a cumplir sus proyectos de vida. “Es muy satisfactorio poder trabajar para atender los intereses, deseos y expectativas que tienen las personas que conviven en el centro y que nos han confiado su cuidado”, asegura. “La mayor satisfacción es saber que podemos mejorar su calidad de vida, siempre desde la cercanía y el respeto; ayudándoles a seguir siendo una parte activa de la sociedad”, concluye.